LA VID

``Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.``

Juan 15: 1-4

Conociendo el Ayuno

¿Qué es?

Es la necesidad de buscar a Dios con una actitud humilde para lograr limpieza tanto en el cuerpo como en el alma y obtener fortalecimiento espiritual, liberación y victoria.

Cuando se combina con oración y tiempo en el estudio de la Palabra de Dios, el ayuno fortalece su fe y le ayuda a tener más confianza en el poder de Dios.

El ayuno debe ser una disciplina espiritual en el cristiano (Mateo 6: 16- ¿Qué es? 18).

Casos en la historia

Beneficios

1.
Liberarnos de lo que nos genera adicción

(Efesios 6:12)

2.
Deja libres a los quebrantados

(1 Timoteo 2:4)

3.
Santifica nuestra vida y la consagra a Dios

(Filipenses 1:6; Hechos 13:3)

4.
Soltar las cargas de nuestra vida

(Isaías 58:6)

5.
Rompe todo yugo

(Isaías 58:6)

6.
Somos escuchados desde lo alto

(Esdras 8:23)

7.
Conocemos la voluntad de Dios y tenemos poder para reprender al enemigo

(Mateo 17: 18-21)

Tipos de Ayuno

7 Pasos para Ayunar con éxito

Paso 1

Establezca un objetivo específico

  • Por arrepentimiento para que nuestro corazón reconozca en que hemos pecado nosotros, nuestras familias y nuestro pueblo.
  • Para entender la sabiduría divina en situaciones complejas de resolver y para actuar prudentemente.
  • Por fortaleza para vencer nuestras debilidades, temores, conflictos e incredulidad.
  • Por sanidad para entregar a Dios nuestro cuerpo y que sea el restaurando y sanando dolencias y enfermedades físicas.
  • Por renovación espiritual para buscar intensamente a Dios, para conocerlo y aprender a amarlo y a obedecerlo.

Tener un objetivo claro le orientará sus oraciones, para que sean más específicas. Recuerde que el ayuno no se puede convertir en un “amuleto” para que nos vaya bien o para obtener lo que necesitamos. Recuerde que la esencia y el motivo sigue siendo el Señor solamente (Zacarías 7:5).

Paso 2

Haga su compromiso

  • Qué tanto tiempo va a ayunar, por ejemplo: una comida, un día, una semana, varias semanas, cuarenta días (los
    principiantes deben empezar despacio, y poco a poco hacer ayunos más largos)
  • Qué tipo de ayuno va a hacer, natural, parcial o total. Para el ayuno natural y parcial es necesario establecer qué tipo de jugos va a consumir o qué tipo de alimentos va a tomar y qué tan seguido
  • Qué actividades físicas o sociales dejará de hacer
  • Qué tanto tiempo pasará cada día en oración y en la Palabra de Dios

Hacer estos planes con anterioridad, le ayudará a mantener su ayuno cuando sienta tentación de abandonarlo, ya sea por incomodidad física o por las presiones de la vida.

Paso 3

Prepárese espiritualmente

Tenga presente que la base del ayuno y la oración es el arrepentimiento. Es posible que se dificulte orar, si en su vida hay situaciones sin resolver con Dios, a esto la Biblia lo llama pecado por lo tanto:

  • Pida a Dios que le ayude a hacer una lista completa de sus pecados.
  • Confiese cada pecado que el Espíritu Santo traiga a su memoria y acepte el perdón de Dios (1 Juan 1:9).
  • Busque ser perdonado por todos aquellos a quien ha ofendido, y perdone a aquellos que lo han herido (Marcos
    11:25; Lucas 11:4; 17:3-4)
  • Restituya, devuelva y repare según el Espíritu le dirija
  • No subestime la oposición espiritual. Satanás a veces intensifica la batalla natural entre el cuerpo y el espíritu (Gálatas 5:16-17)
  • Dé gracias a Dios por la maravillosa experiencia que está a punto de comenzar

Paso 4

Prepárese físicamente

Para permitir que el cambio drástico en su rutina alimenticia sea más llevadero y que pueda poner toda su atención en el Señor en oración. Por lo tanto, consulte a su médico primero, especialmente si está tomando medicamentos con receta o si tiene alguna enfermedad crónica. Algunas personas nunca deben ayunar sin supervisión profesional. Algunas recomendaciones para prepararse son:

  • No se apresure a entrar en ayuno
  • Prepare su cuerpo, se recomienda reducir en los dos días previos al ayuno, la ingesta de azúcares y grasas, comer todas las comidas en porciones más pequeñas, o en el mejor de los casos, consumir solamente frutas y vegetales frescos, en lo posible crudos y con abundante agua y jugos de frutas.
  • Se recomienda empezar despacio si nunca ha ayunado. Trate de no comer una o dos comidas y luego concéntrese en ayunos de veinticuatro horas, luego de dos días, de tres días y más.

Paso 5

Establezca su horario para estar a solas con el Señor

Mientras más tiempo pase con Él, su ayuno tendrá más significado.
A continuación, se presenta una guía para organizar su tiempo:

Mañana

  • Empiece su día en alabanza y adoración
  • Lea y medita la Palabra de Dios
  • Invite al Espíritu Santo que obre en su vida para que desee hacer Su voluntad
  • Escuche la dosis diaria con William Arana.
  • Haga oración para que Dios proyecte su vida de acuerdo a sus promesas y le de la capacidad de hacer su voluntad

Mediodía

  • Regrese a la oración y a la Palabra de Dios
  • Vaya a dar una caminata, mientras conversa con Dios
  • Pase tiempo en oración intercesora por su comunidad y por los líderes de las naciones, por los millones de personas que no han sido alcanzados, por su familia y por necesidades especiales

Noche

  • Separe tiempo sin prisa para “buscar el rostro del Señor”
  • Si otros están en ayuno con usted, reúnanse a orar juntos
  • Disponga del tiempo necesario para conectarse al A solas con Dios.

Paso 6

Termine su ayuno en oración y en acción de gracias

Además tenga en cuenta que la alimentación se incorpore en forma gradual empezando a tomar pequeñas porciones de comida sólida cada día.
Si usted termina su ayuno gradualmente, los efectos benéficos físicos y espirituales resultarán en una mejor salud.

Paso 7

Espere resultados

Si  usted  sinceramente  se  humilla  delante  del  Señor,  se arrepiente, hace oración y busca el rostro de Dios; si usted constantemente media en Su Palabra, podrá experimentar su presencia   claramente   (Juan   14:21).   El   Señor   le   dará discernimiento espiritual, con el cual desarrollara confianza y fe en Dios para fortalecer su vida. Sentirá un alivio mental, espiritual y físico; además recibirá respuesta a sus oraciones.

Recomendaciones para el Ayuno

Durante el periodo de ayuno

En la dimensión física

• Evite tomar drogas y medicamentos, aún los naturales de hierbas y remedios homeopáticos. Recuerde, si va a dejar de tomar medicinas, deberá ser bajo la autorización de su médico.
• Se recomienda limitar la actividad física y mental, descanse bien y si es necesario tome una siesta corta al medio día. El ejercicio debe ser moderado.
• Prepárese para enfrentar problemas temporales del carácter, tales como impaciencia, ansiedad y enojo.
• Puede sentir algunas molestias físicas especialmente el segundo día, tales como sensación de hambre, mareos o tristeza. El dejar de tomar café y azúcar le puede provocar dolor de cabeza. Otros problemas físicos pueden ser debilidad, cansancio o falta de sueño. Esto generalmente sucede en los primeros dos o tres días, pero al seguir en el ayuno, sentirá una sensación de bienestar tanto físico como espiritual, sin embargo, sí la sensación de hambre en el estómago persiste tome más líquidos.

En la dimensión espiritual

Pídale a Dios que le llene con Su Espíritu Santo de acuerdo a Su orden o mandato en Efesios 5:18 y aSu promesa en 1 Juan 5: 14-15
• Entregue su vida completamente a Jesucristo como su Señor y Maestro; niéguese a obedecer su naturaleza humana (Romanos 12:1-2). De esta manera el Espíritu Santo lo llenará con su Unción y tomará de Jesús su profundo amor y compasión por los perdidos y eso es lo que se manifestará en su vida; así que le será fácil amar a una nación, interceder y clamar por ella y trabajar que el reino de Dios se establezca en ella.
• Medite en los atributos de Dios: amor, soberanía, poder, sabiduría, fidelidad, gracia, compasión, y otros más (Salmos 48:9-10; 103:1-8, 11-13)
• Empiece su tiempo de ayuno y oración con un corazón dispuesto (Hebreos 11:6)

Terminar el ayuno natural

Rompa un prologando ayuno de agua, con fruta tal como sandía.

Mientras continúa tomando jugos de frutas o verduras añada lo siguiente:

Primer día: Añada una ensalada cruda
Segundo día: Añada una papa horneada o cocida, sin mantequilla ni especies
Tercer día: Agregue una verdura cocida al vapor
De allí en adelante: Empiece a introducir su dieta normal.

Regrese gradualmente a su forma habitual de comer, mediante el consumo de pequeñas meriendas, o sea, porciones pequeñas de alimentos en cada tiempo de comida, durante los primeros días. Empiece con un poco de sopa y frutas frescas tales como sandía y melón. Proceda a tomar unas cuantas cucharadas de comida sólida tal como fruta cruda y verduras o una ensalada cruda y papa horneada.